sábado, agosto 24, 2019

Mi Paraiso (1970)

Así como Dios no puede negarse a mí, así no puede negarme a los en quienes y por quienes se me ha dado a conocer. Debo amarlos tanto que los pueda salvar y mi paraíso es también su salvación.

Per l’acqua e per il fuoco, 30 de agosto de 1970, p. 49